Ventajas del sensor en el envasado al vacío

26 de abril de 2017 Português   Deutsch   English   Français   Italiano  

Cuando hablamos de máquinas de envasado al vacío, normalmente oímos hablar de dos sistemas de control del ciclo: control por tiempo y control por sensor.

En las máquinas con control del ciclo por tiempo, la bomba realiza el vacío en la cámara durante el tiempo prefijado por el usuario. En los modelos equipados con sensor, la bomba realiza vacío en la cámara hasta el punto de alcanzar el porcentaje de vacío establecido por el usuario.

¿Qué ventajas aporta el control del ciclo por sensor al usuario? Tres son las principales ventajas que aporta el control del ciclo de envasado al vacío por sensor.

  1. Resultados uniformes y garantizados

En los modelos de envasadora equipados con sensor, la bomba realiza el vacío hasta alcanzar el porcentaje de vacío deseado en la cámara. Por tanto, tenemos la seguridad de que habremos alcanzado el vacío deseado al final del proceso de vacío. Si tenemos mayor cantidad de producto en la cámara, el tiempo será menor. Si, por el contrario, reducimos la cantidad de producto a envasar, el tiempo aumenta. Pero habremos obtenido el mismo porcentaje de vacío en ambos casos.

Con la máquina de tiempos, tendremos que establecer tiempos distintos según la cantidad de producto a envasar, para obtener –aproximadamente- el mismo nivel de vacío en todos los ciclos.

  1. Mejor control en el envasado de líquidos

El punto de ebullición es la temperatura a la cual la presión del vapor de un líquido es igual a la presión atmosférica. Al envasar un líquido al vacío, se reduce la presión atmosférica en el interior de la cámara, provocando la ebullición del producto a envasar aunque el mismo no alcance la temperatura de ebullición que necesitaría a una presión ambiental normal.

Conociendo el porcentaje de vacío al que hierve un líquido al ser envasado, con el control por sensor podemos conseguir que nunca se sobrepase dicho punto. Además, algunos modelos de envasadoras (como las “SU” de Sammic) vienen equipados con control del punto de ebullición de líquidos. En este caso, la seguridad va un paso más allá y la bomba se para cuando se detecta que el producto a envasar ha empezado a hervir, independientemente del porcentaje de vacío alcanzado.

Evitando la ebullición de líquidos, conseguimos que el producto a envasar mantenga su humedad y calidad y evitamos que se ensucie la cámara. Además, al no derramarse el producto, el mismo no se mezcla con el aceite de la bomba de vacío. El aceite de la bomba no pierde calidad y se evita la oxidación de la bomba.  

  1. Optimización de los tiempos de trabajo

A diferencia del control por tiempos, el modelo de control por sensor optimiza los tiempos de trabajo, evitando que la bomba esté en funcionamiento una vez se ha alcanzado el vacío deseado en la cámara. Además, al no trabajar la bomba más tiempo del necesario, se contribuye a mejorar su durabilidad y evitar sobrecalentamientos innecesarios.

Dependiendo de la configuración de la oferta de cada proveedor, el sensor puede requerir un desembolso económico superior en comparación con el modelo de tiempos. A medio plazo, las ventajas del control del ciclo por sensor que hemos descrito se traducen en un retorno seguro de la inversión inicial.

Con la nueva configuración de la oferta de envasadoras al vacío, Sammic va un paso más allá. La gama básica o de acceso (“SENSOR”) la constituyen modelos simples pero de gran calidad, equipados todos ellos con un sensor de gran precisión y bomba Busch, ofreciendo lo más importante a su precio justo.

La gama superior (“SENSOR ULTRA”) está compuesta por modelos que combinan las características básicas de la gama SENSOR, añadiendo la detección de la evaporación de líquidos, además de otras prestaciones más avanzadas, tanto de serie como opcionales, que hacen posible configurar cada producto según las necesidades específicas de cada usuario.

Ningún comentario ¡Escribe el primero!

Deja tu comentario

Subir
Hemen, ilunpea baino ez aurkituko duzu... Zure esku dago